Como parte del proyecto de Centros Penales autosostenibles, 20 privados de libertad trabajan en la Granja para Mujeres de Izalco en la construcción de casas mallas para cultivo de diversos productos agrícolas.

En total serán 20 casas mallas que permitirá la autosostenibilidad de las internas de la Granja Izalco en la línea productiva agrícola y de cocina; para luego vender al público en general, centros penitenciarios y empleados.

Las casas mallas permitirán el cultivo de tomate, cebolla, rábano, chile verde, pepino, entre otros; ya que la estructura metálica cubierta con malla plástica, facilita la entrada de agua al interior, teniendo como objetivo la protección del cultivo, de todo tipo de plagas.

El objetivo de Centros Penales autosostenibles permitirá que los privados de libertad cultiven, produzcan y consuman sus propios alimentos; esta iniciativa se suma a la construcción de la Cocina Industrial La Esperanza con capacidad de alimentar a 10 mil internos.

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page