Con la participación de los centros penales de Apanteos, La Esperanza, Granja Penitenciaria  Izalco y Granja Santa Ana dio inicio el tercer Mercadito Penitenciario en la Plaza Divino Salvador del Mundo, el objetivo es que la población adquiera los productos elaborados en los talleres y áreas productivas de cada Centro Penal.

Durante la actividad comercial realizada por privados de libertad estuvo a la venta:  productos elaborados en madera, bambú, textiles, metal, serigrafía, imprenta, papel, además de piñatería, pinturas, música, arte, comida gourmet y mucho más.

La Dirección General de Centros Penales implementa los Mercadito Penitenciarios como parte de sus estrategias de volver las cárceles autosostenibles.

En el proyecto de Centros Penales autosostenibles, los privados de libertad ya han sido capacitados para cultivar y preparar sus propios alimentos y elaborar diferentes productos. El proyecto inicia en el Centro Penal La Esperanza para después replicarlo en todo el Sistema Penitenciario.

Con la creación de los centros penales autosostenibles El Salvador se volverá un referente de buenas prácticas Penitenciarias a nivel latinoamericano a través del Gobierno del Presidente Nayib Bukele.

Anteriormente se realizaron dos Mercaditos Penitenciarios al interior del Sistema carcelario, los cuales han sido un éxito porque la población pudo evidenciar la transformación que han tenido los centros penales a través del orden, control y disciplina y el Plan Cero Ocio

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page