Como parte de los Centros Penales autosostenibles se cuenta con la Granja Penitenciaria de Santa Ana, la cual se trabaja en 16 manzanas de terreno cultivables, donde los internos aprenden técnicas agrícolas modernas y sobre los ciclos de cultivos como el maíz, tomates, plátanos, entre otros. Aprenden desde la preparación del terreno hasta la cosecha.

Los privados de libertad que trabajan en los cultivos del maíz, traen conocimientos previos, pero en la granja penitenciaria están tecnificando en fertilización, fumigación, chapoda y cultivo, conocimiento que llevan para cuando obtengan la libertad y realicen sus cultivos.

Alrededor de 200 privados de libertad, laboran en la Granja Penitenciaria Santa Ana, en los cultivos de maíz, plátano y en las casas mallas. Además, algunos laboran en granjas penitenciarias como la de Izalco donde reproducen lo aprendido a otros internos.

La construcción de 12 casas mallas en la Granja Santa Ana han significado un importante avance en la siembra de hortalizas. Además, la siembra de maíz en cuatro manzanas de terreno que darán como resultado la cosecha de aproximadamente 360 quintales.

Además de impulsar la agricultura se tiene la crianza de animales como: pelibuey, conejos, cerdos, gallinas ponedoras, crianza de tilapias y la apicultura; también se cuenta con panadería, cocina y mecánica automotriz.

La alimentación es de los mayores problemas que se han tenido en la administración penitenciaria, se ha dado el paso a la autosostenibilidad. Se va a lograr que las Granjas que se encontraban desiertas, sean productivas, misión que nos ha encomendado el Presidente Nayib Bukele.

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page